1/13/2006

Viaje de ida: una lectura del libro "Zapping" de César Maurel (Perro Azul, 2005)

Hay momentos para sentarse a escribir y hay momentos para tomar decisiones. Con Zapping, Maurel hace ambas cosas a la vez. Este libro es simultáneamente una despedida y una inauguración. Cada texto es un paso en esa dirección que se aleja de todo lo que queda atrás. En otras palabras, es un libro que se mueve. Maurel echa un último vistazo a la habitación a la que no va entrar nunca más. Cierra la puerta. Se va.

Sin escudos, ni discursos oblicuos, expuesto. Una honestidad feroz que lo deja inerme en mitad del descampado. No se refugia en el sarcasmo, ni en artificios literarios, ni –mucho menos– en el modo de decir que se reconoce como “poético”. El poemario se ancla decididamente en un lenguaje vertical que es la distancia más corta entre el sentimiento y la razón. Estos poemas no buscan la luz, caminan del lado de la sombra. Es, precisamente, ese bajo perfil, esa ausencia de pretensión, la que los fortalece.

No es un dato menor el hecho de que Maurel, francés, escriba poesía directamente en español. Considerando la temática de Zapping, es evidente que es el castellano el lenguaje del autor para los afectos (“escribirte es para traducirme ante tu corte”). Ya decía Borges que traducir es un acto más civilizado que escribir, aquí, pues, hay una traducción a la tercera potencia. La dicción sincopada, el ritmo jadeante de quien escribe en otra lengua asimilando sus modismos y cadencia, es de pronto más auténtica que la de quienes lo hacen de manera consciente para parecer “locales”. Tampoco se puede obviar que César es pintor y asiduo lector de cómics: a lo largo del libro se sienten las texturas del color y las narraciones fragmentadas en viñetas que remiten a artistas como Hugo Pratt o Guido Crepax.

Conforme se avanza en el libro, después de ese gran primer poema donde los amantes entregan sus votos al agua oscura (chapeau!) el lector es testigo de un repaso de Maurel por el siempre sinuoso camino de los afectos, pero en este caso, a diferencia de la convención del poeta que tiende al lamento y a la autoconmiseración, César parece decirse, primero a él mismo y luego al lector, que la única dirección posible es hacia adelante.

(texto publicado en el suplemento Áncora de La Nación el 13/11/05)

**

Algunos poemas de Zapping


CARIBE EXPRESS

En el muelle
hemos entregado nuestros votos
al agua oscura.

Antes de reemprender el viaje,
nos cambiamos la ropa
en un parqueo
con el mismo frenesí de los amantes
que van a lanzarse desnudos sobre una cama.


**

EL AEDO

Cuando salga del ahogo
tomaré caminos sin regreso.
Las naves que salvé del fuego
fueron quemadas por otros.

**

MAUREL

Así somos nosotros:
mitad hombre, mitad bestia.
Hermanos extraviados del paraíso familiar.
Hermanos en tribu de difusas fronteras,
cuyos códigos son señas de la sangre,
memoria de animales, que sueñan con ser humanos,
elegidos de un panteón ajeno,
de reglas ocultas hasta nuestro fin.
Escrutamos el legado que ya marcó el nuestro.
¿Qué dejaremos a los que aún ignoran llevar nuestra marca?
Cada hermano ocultará la herencia, complicará los rastros.
La estirpe, sola, decidirá nuestro valor.

No hay comentarios.: