12/02/2012

todos somos pequis / de catalina murillo


(esta columna de la sección La Calumnista de Catalina Murillo fue censurada recientemente en la revista SoHo, días después de que el diputado arista Víquez se sintiera ofendido)


Tuve que personarme de urgencia en Madrid, porque la Merkel ordenó que a los que obtuvimos la nacionalidad española por residencia (e insistencia) se nos sellara el pasaporte con dos estrellitas, como distintivo de que somos “españoles de segunda” (o sea, europeos de cuarta).
Ya en la capital del reino, es de obligada visita el Baco & Beto, el mejor sitio de vinos y tapas del centro. Estando ahí, ¿a quién me encuentro? Nada más (aunque nada menos) que al marido de Karina Bolaños. Muy repuestito, lo vi; era finales de agosto, costaba creer que aquel hombre acababa de llevarse un duro golpe de la vida. Supuse que la reciente campaña solidaria “Todas somos Karina” le había levantado la moral.
En el Baco & Beto, El Señor de la Cornucopia (como le llamaban a la sazón al marido de la Bolaños) terminó cantando La patriótica costarricense y contando que Karina había firmado con la revista española semiporno Interviú, por cincuenta mil euritos. Ninguno de los parroquianos creyó una palabra de lo que contaba el pobre hombre; pensamos que la mezcla de vino y ansiolíticos le habría alterado la mollera.
Imagínense nuestra sorpresa unas semanas después cuando nos encontramos a la exviceministra colgando en todos los kioscos de la madre patria, con los dientes blanqueados y medio envuelta en una sábana como un tamal de elote. No mentía pues el de la cornamenta y ese dinerito bien habido por su fogosa mujer sería parte de su contentera. (Que por cierto, ya está nuestra mejor periodista de investigación, Giannina Segnini, rastreando adónde va a declarar esa entradilla la exfuncionaria pública.)
En la plataforma de apoyo “Todas somos Karina” reinó el desconcierto durante un par de días, hasta que saltó por los aires. Una célula permaneció unida y lanzó un comunicado de prensa: “Mantenemos nuestro apoyo a la trabajadora injustamente despedida y nos alegramos de que finalmente haya encontrado trabajito remunerado con su verdadera vocación”.
Estando la realidad tan rica como está, qué necesidad tengo yo de inventar nada, pregunto a mis lectores. Basta con que ventile todos los chismes de los que me entero entre copas. Dicen que la revista SoHo ya tiene apalabrado un contrato de una foto a dúo, de Karina Bolaños desnuda ¿con quién? ¡Con Laura Chichilla! La presidenta y la destituida abrazadas en plan Cindy Crawford y Claudia Schiffer. La idea desde luego es genial y no quiero ni pensar los dólares que habrán tenido que ponerles en la mesa o en la cama, no sé dónde le ponen a una el dinero en estos casos.
Cuando empieza a oler a dinero sale la gente de sus escondites. ¿Quién está a punto de salir del anonimato? Pequis. La revista Men Health ha hecho la siguiente propuesta lúdica lucrativa: ofrece 50 mil dólares a Pequis por manifestarse y ser portada en calzoncillos, así sea más feo que Rodrigo Arias. Resultado inmediato: las colas de nicas frente a la embajada se han cuadruplicado y ahora todo ese atajo de indocumentados dicen ser Pequis.
Esta historia da vueltas “como un ventilador embarrado de mierda”, citando a Kafka o a Dante, ahora no recuerdo a cuál. Resulta que el mismísimo día que se hizo pública la portada de Interviú, tenían planeado los publicistas Bulgarelli arrancar la campaña “Berrocal se desnuda”. Díganme si no está salado, ese Berrocal, cómo se le adelantó la Karina. Ahora el slogan es “Fernando Berrocal, embarrado colateral”.
Aunque ojo: una teoría de la conspiración dice que está todo fríamente calculado. No olvidemos que los Bulgarelli trabajan por amor propio, que es el amor más fuerte que hay. Y no olvidemos que los grandes vencedores de todo esto son los Arias y la Chichilla, que sin mover un dedo ven cómo todos sus opositores se autoinmolan en las formas más ridículas imaginables. A fin de cuentas la presidenta va a salir indemne pese a haber echado a una trabajadora por un video ¡publicado por un chantajista! (que ya debería estar rindiendo cuentas ante un juez). Pero en Costa Rica hay un terremotazo y lo que hace la testaferro de los Arias es ir a darle las gracias a un pedazo de piedra encerrado en una basílica. Y nadie considera eso razón suficiente para echarla o pedirle que sea más seria. El mes que viene les cuento otra cosa de la que me enteré. Agárrense fuerte.

vuelve a tetrabrik

--

1 comentario:

Andrés dijo...

Siempre Grande!